Pagina Abierta

Desde mi atalaya: los dictadores

   Se murieron en su cama, los tiranos del pozo nauseabundo de los miedos, se fueron a mirar en otras almas en odres de malicia y silencio.

    Se mataron a los hijos del pueblo, al carpintero le cortaron los dedos, la guitarra perdió su garganta, al humilde labrador los sueños.

    Y ellos, ellos murieron de viejos, descendieron al espectro de las fosas en donde calcinaron a los nuestros, al minero, al metalúrgico, al obrero y al poeta, los dejaron muertos.

    Arrancaron los ojos de las gentes, les gustaba la muerte y la venganza, clavaron las púas de la muerte, en un rito de sangre y cobre.

     Franco aún no ha muerto, lo tenemos en las memorias, y gentes que rememora sus asesinatos siniestros.

     Sus balas ya me conocen sólo espero su saludo, si me hieren por defender mi tierra, curaré mis heridas sin odio ni venganza... sólo con mi pluma ... ¿ Cómo comprar la voz del poeta ?

   ¡¡ imposible, los sueños no se venden !!

Kiko Rubio

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search