Nuestra Parroquia

Año Jubilar Mariano. 450 Aniversario Virgen Victoria de Lepanto

El Papa Francisco ha concedido a la Diócesis de Alcalá de Henares el Año Jubilar Mariano.

El motivo es el 450 aniversario de la Virgen de la Victoria de Lepanto venerada en Villarejo de Salvanés

El Año Mariano comienza el 29 de noviembre de 2020 y concluirá el 28 de noviembre de 2021

Wikipedia: ¿Qué es un Año Jubilar Mariano?

Enlace al artículo completo del Obispado de Alcalá

Enlace al episodio 4 de La Voz de la Encomienda dedicado a la Virgen de la Victoria y al Convento.

2020 10 16 0 58 53La Penitenciaría Apostólica, en nombre del Santo Padre el Papa Francisco, ha concedido a la Diócesis de Alcalá de Henares la gracia de un Año Jubilar Mariano, con el don de la Indulgencia plenaria, con motivo del 450 aniversario de la Virgen de la Victoria de Lepanto venerada en Villarejo de Salvanés. El decreto está firmado en Roma el 7 de octubre de 2020 por el cardenal Mauro Piacenza, Penitenciario Mayor.

Historia.

Cuando en 1571 el Papa San Pío V organizó la Liga Santa frente a los otomanos, encargó a Juan de Austria que dirigiera la Armada Española y a cuantos colaboraron en la contienda. Por su parte Felipe II propuso a Luis de Requesens, Comendador Mayor de Castilla de la Orden de Santiago, como Vicealmirante y hombre de confianza de Juan de Austria que contaba con la edad de veinticuatro años.

Luis de Requesens, nacido en Barcelona, tenía su sede como Comendador Mayor en Villarejo de Salvanés y había sido embajador de España ante la Santa Sede en Roma. Concluida la Batalla de Lepanto era tanta la gratitud a la Santísima Virgen María, que él llevaba en la proa de su propio barco, que suplicó al Papa San Pío V la concesión de erigir un convento en Villarejo de Salvanés y entronizar allí una imagen de la Virgen que, según la tradición le regaló el mismo Papa. El convento se confió a los franciscanos y la imagen de la Virgen llevó el nombre de Nuestra Señora la Virgen de la Victoria de Lepanto.

2020 10 16 1 07 45Devoción.

Desde entonces fue creciendo en Villarejo de Salvanés, y en otros pueblos de la diócesis de Alcalá de Henares, la devoción a la Virgen de la Victoria y se propagó el rezo del Santo Rosario y las Cofradías que tenían como objetivo su difusión. Como dijo el ingenio de las letras Miguel de Cervantes, nacido en Alcalá de Henares, la batalla de Lepanto fue «la más alta ocasión que vieron los siglos». Hoy nuestro combate para la nueva evangelización tiene características muy diferentes. Pero del mismo modo que en aquella ocasión se invocó a María para salir vencedores en la batalla, nosotros queremos promover en toda la diócesis, y para cuantos nos visiten, un gran movimiento orante sirviéndonos del rezo del Santo Rosario. Esta es la mejor estrategia para ganar el corazón de quienes, con  humildad, invoquen a María para alcanzar la salvación que sólo su Hijo Jesucristo, nos puede lograr.

Peregrinaciones.

Con el fin de organizar las peregrinaciones a Villarejo de Salvanés y a los templos que se indiquen, el obispo diocesano, Mons. Juan Antonio Reig Pla, ha constituido una Comisión diocesana que irá indicando durante el tiempo jubilar los distintos actos. El Año mariano comenzará el primer domingo de Adviento (29 de noviembre de 2020) y concluirá el día de Cristo Rey del Universo (28 de noviembre de 2021).

A continuación presentamos los decretos de la Penitenciaría Apostólica traducidos al español.

DECRETO

La Penitenciaría Apostólica, para aumentar la devoción de los fieles y la salud de las almas, en virtud de las facultades a ella atribuidas de modo especialísimo por nuestro santísimo padre en Cristo y señor nuestro, Francisco, Papa por designio de la Divina Providencia, una vez atendidos los ruegos enviados hace poco por el excelentísimo padre don Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, con ocasión de las solemnes celebraciones en honor de Nuestra Señora de la Victoria de Lepanto, que desde el día 29 de noviembre de 2020 hasta el día 28 de noviembre de 2021 se llevarán a cabo, concede benévolamente de los tesoros celestiales de la Iglesia la indulgencia plenaria bajo las condiciones acostumbradas (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice), para que sea disfrutada por los fieles cristianos que estén sinceramente arrepentidos y movidos por la caridad, la cual también podrán aplicarla, a modo de sufragio, por las almas de los fieles que aún estén en el purgatorio, si visitaran a modo de peregrinación el santuario de Nuestra Señora de la Victoria de Lepanto de Villarejo de Salvanés, en la susodicha diócesis, o cualquier otro templo jubilar ya determinado por el Excmo. Obispo, y participaran allí devotamente en los sagrados rituales, o al menos en presencia de la imagen de Nuestra Señora de la Victoria de Lepanto, expuesta a la pública veneración, se entregaran durante el conveniente espacio de tiempo, a piadosas consideraciones, que habrán de concluirse con la oración del Señor, con el símbolo de la fe y con las invocaciones a la Santa Virgen María.

Los ancianos, los enfermos y todos los que por causa grave no puedan salir de su casa, igualmente podrán conseguir la indulgencia plenaria arrepintiéndose de todos sus pecados y teniendo intención de cumplir, tan pronto como les sea posible, las tres condiciones acostumbradas, si es que se unieran espiritualmente a las celebraciones de la Santa Virgen María ofreciendo sus ruegos, sus dolores o inconvenientes de la vida a Dios misericordioso.

En consecuencia, para que haya una más fácil posibilidad de conseguir el divino perdón por las llaves de la Iglesia, de acuerdo con la caridad de los pastores, esta Penitenciaría ruega encarecidamente que los sacerdotes dotados de las oportunas facultades para escuchar las confesiones se ofrezcan, con ánimo dispuesto y generoso, a la celebración de la penitencia.

Destinado lo presente a tener validez únicamente para esta vez. Siempre que no haya obstáculos ningunos que obren en contra.

Dado en Roma, desde las oficinas de la Penitenciaría Apostólica, el día 7 del mes de octubre del año 2020 de la Encarnación del Señor.

DECRETO

La Penitenciaría Apostólica, en virtud de las facultades a ella atribuidas de modo especialísimo por el santísimo padre en Cristo y señor nuestro Francisco, Papa por designio de la Divina Providencia, concede benévolamente al Excelentísimo y Reverendísimo padre don Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, que en el año mariano de Villarejo de Salvanés, en día que se ha de elegir para utilidad de los fieles, después de haberse celebrado el divino sacrificio, imparta la bendición papal a todos los fieles cristianos presentes, que, arrepentidos sinceramente y movidos por la caridad hayan participado en dicho sacrificio, con adición de la indulgencia plenaria, que se obtendrá bajo las acostumbradas condiciones (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice).

Los fieles cristianos que reciban devotamente la bendición papal, aunque, por una circunstancia comprensible no hayan estado físicamente presentes en los ritos sagrados, no obstante, con tal de que hayan seguido esos mismos ritos —mientras se están celebrando—con piadosa intención espiritual por medio de la televisión o la radio, podrán conseguir la indulgencia plenaria, según la norma jurídica.

Siempre que no haya obstáculos ningunos que obren en contra.

Dado en Roma, desde las oficinas de la Penitenciaría Apostólica, el 7 del mes de octubre del año 2020 de la Encarnación del Señor.

Firmado: Maurus Cardenal Piacenza, Penitenciario Mayor. Cristophorus Nykiel, Regente.

 

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search