Historia de Villarejo

Imposible

¡Que deje de quererla! ¡que la olvide!

¡Que borre sus recuerdos!

¡Que la abandone y huya lejos, muy lejos!

¡Que a su lado no esté!

¡Que me separe! ¡que no toque su cuerpo!

¡Que sus frases desoiga!

¡Que no escuche, sus amantes consejos;

Cuando mi corazón, para adorarla,

Ha levantado misterioso templo!

¿Eso exigís de mí? ¡Monstruos! ¡Crueles!

¡Seres sin corazón ni sentimientos!

¿No sabéis que es mi vida y que me quiere

Con el mismo delirio que la quiero?

¿Ignoráis que su alma con mi alma

Hace tiempo las dos se confundieron,

Para juntas vivir eternamente

Y remontarse de la Tierra al Cielo?

¿Sabéis lo que pedís? Pues es lo mismo,

Que pretender que Dios se vuelva ateo,

O pensar en que los astros giren,

En el Mundo, sin orden ni concierto.

No pretendáis jamás que yo la olvide;

No intentéis separarnos, yo os lo ruego;

Porque dejar de amarla es imposible

Y que deje de amarme, no lo creo.

Arturo Segovia

(CAMINO ADELANTE… Mayo 1923)

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search