Desde el Portazgo de Alharilla

Fotos para la historia. (1ª Parte)

Sabía de la publicación de este libro de fotos publicadas en la Encomienda, sentí no poder asistir a la presentación, y en cuanto supe que estaba a la venta corrí raudo para adquirirle, en uno de los puntos de venta, ya quedaban pocos ejemplares, ¡Esto va bien Justo! dije para mí.

Páginas desdeTripas Libro FotosParaLaHistoria okSabía que me traería recuerdos personales ligados a Villarejo, siempre no sé por qué la revista empezaba a verla por el final, bueno sí, por las fotos; el libro lo abrí por el principio, los agradecimientos y las explicaciones de los responsables que han dado lugar a la publicación, y claro la primera foto veo a Alberto, saludando al entonces príncipe Juan Carlos en la llegada de la Virgen de la Victoria a Barcelona, Alberto un hombre bueno, lo conocí siendo jovencito después en unas reuniones de jóvenes cristianos, de la comarca, en aquel movimiento Junior coordinado por aquellos curas jóvenes, entre los que se encontraba Salvador González un cura de los de Vallecas, Alberto era aquel hombre polivalente, utillero en el equipo de fútbol, que se preocupaba de todo, Alberto no solo fue director de la Banda de Cornetas y Tambores de su pueblo, que se preocupaba de que otros pueblos la tuviéramos, y en Fuentidueña la formó. Una persona Ejemplar con mayúscula.

Más adelante Mariano Díaz, ídolo de los aficionados al ciclismo, no solo de Villarejo, también de la Comarca… de España, (en Fuentidueña se le nombró Ballenero Mayor) ese gran deportista que se hizo ciclista a fuerza de su trabajo duro como cantero y en las pruebas ciclistas de las Fiestas de los pueblos, recuerdo verle pasar pedaleando junto a Andrés Valdericeda “Manquito” y otros ciclistas alcoranos, como el Guerra y otros muchos aficionados a la bicicleta locales y comarcales. Mariano Díaz nos tenía embelesados, en las etapas de montaña cuando corría la Vuelta a España, el Tour, tanto en el del Porvenir donde fue el ganador, como en el Tour Profesional, el Giro y pruebas clásicas, creando el “Gusanillo” de la afición al ciclismo en jóvenes como Miguel o José “El Pájaro” referentes también como triunfadores, a los jóvenes promesas de un tiempo y otros que siguen teniéndole como referente.

 Los toros son otra referencia, recuerdo de chaval el encierro y el festejo por la tarde, los festivales organizados con la colaboración de Gregorio Sánchez, en agradecimiento a su amigo Julián, que le hacía en la mili, las guardias para que él se fuera a torear, aquí pude ver, pudimos disfrutar de las figuras del toreo de aquella época, los hermanos Girón, Paco Camino, Diego Puerta… y, tantos y tantos toreros del momento, que despertaron la afición taurina, me viene a la memoria aquel festival con figuras del Toreo donde Luis “Garrota” se “tiró” de espontáneo apoyado por algún aficionado local y aquel grupo de “capas” el Campanillas, el Zurzo, El Ribereño… a los que aquellos festejos les había incubado la ilusión de ser toreros. De hecho se empezaron a dar las famosas becerradas para aficionados, recuerdo ver a D. Luis ‘el cura’ y aficionadas, (que también las había, según se refleja en el libro), recuerdo haber participado en una de ellas que toreó Javier ‘el médico’ y donde también estaba anunciado, entre otros mi buen amigo el alcalde Alfonso Sacristán.

Qué bonito ejemplo de solidaridad de trabajo colectivo social, para llevar a cabo la construcción de la plaza de toros, un recinto polivalente y taurino del pueblo para el pueblo, para el disfrute de todos, la mayoría de vecinos aportó su “granito de arena” y ahí ha quedado para la historia.

 Las instantáneas de la Banda de Música, demuestran una cultura musical popular extendida a cientos de jóvenes que pasaron por esa educación, por esa afición que muchos han llevado a cabo como profesionales, en bandas, incluso directores de bandas, de grandes bandas y de  orquestas de cámara, como Mariano, cuantos actos religiosos y populares amenizados por la Banda de Ntra. Sra. de la Victoria a nivel local y cuantas fiestas de numerosos municipios acompañando en las procesiones en los festejos taurinos y en las dianas, con la Campanera.

 Con esta base musical nacieron aquellos grupos de los años sesenta Los Jóvenes, The Geminis, Los Fhonis, que hacían sus galas dentro y bolos en otros pueblos teniendo sus clubs de fans. Recuerdo la orquesta actuando en las bodas, sobre todo aquellos solos de trompeta del Jilguero que entusiasmaba a los asistentes.

Están reflejadas, como no podía ser de otra manera, las procesiones de Ntra. Sra. de la Victoria Patrona a la que se atribuyen milagros y que veneran las/os fieles alcoranos y de la comarca. Recuerdo como mi madre, junto a mi suegra y fieles “marianas ribereñas” cogían el autobús para acudir cada 7 de octubre, a la procesión y por esa devoción local se pidió a la Comisaria de la Parroquia que fuera la Madrina en la Coronación de la Virgen de Alarilla, en su honor la veneración la sigue manteniendo su actual presidente, que tantos años acompañó a las abuelas.

presentacionMinDe todo lo que se publica relacionado con el fútbol, podría hacer un art. porque me trae a la memoria mi vinculación con el C.D. Villarejo, jugando primero en el Trofeo Marca y después “pioneros” en la categoría regional, recuerdos inolvidables de partidos como adversarios y de compañeros de equipo entrañables, mencionaré ahora, solo a los que ya no están entre nosotros, El Zarza de nombre de pila, Simón, me acabo de enterar, qué astucia tenía con el balón en los pies, con él forme el ala izquierda, él de interior, yo de extremo, te pasaba el balón matemático, Justo “Chorles” todo ímpetu, nobleza, Abdón todo coraje, Enrique ‘el Andaluz’, técnica y clase, Alfonso Sacristán defensa  firme y correoso, cómo no recordar a D. Luis cura, futbolista, torero, animador juvenil… convivimos como rivales en aquel histórico Trofeo Mariano Díaz y después de compañeros de equipo y amigos.

Repasando las fotos, recuerdo de niño ver a uno de los Gordón que jugaba en el equipo de Fuentidueña o cuando jugamos en 1958 un Triangular con Villamanrique, el Fuentidueña-Villarejo lo jugamos en la era del tío Isidro, por allí andaba ya el histórico Pitorro, “buena gente” más tarde confrontamos con Paulino, Ascanio, José Pérez, Cele, Críspulo, Bemba, Vitín, Casto, los Jaros, los Chorles, Vidal, Ángel (corneta en el Goloso), Antonio Baldomero,…

Qué alegría cuando se estrenó el campo, cuando se valló aquello parecía más serio, como más importante pero los directivos, José, Justo, Toloba se quejaban de que las “taquillas era cortas” y las salidas se hacían en autobús, qué viajes, no importaba el resultado, bueno, Los Rumberos con sus canciones daban la nota alegre, yo creo que nacieron alrededor del fútbol y casi siempre se terminaba donde Chorles, era nuestra segunda casa, allí después de los partidos nos tomábamos los “cortitos”. Me acuerdo del bar España regentado por Delfina toda simpatía y, de Quique y, de Chencho y, de la Parra y, de Carabina, y de los Serenos…”.

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search