Ano Jubilar Mariano

Tríptico informativo del Año Jubilar Mariano

(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

El Obispado difunde el tríptico informativo con todo lo que necesitan los peregrinos para participar en el Año Jubilar Mariano que se celebra en honor de Ntra. Sra. de la Victoria de Lepanto y que tiene como centro el Convento de Villarejo.

Para su cómoda lectura en dispositivos móviles, reproducimos el contenido del tríptico a continuación. También se puede descargar en PDF en este enlace.

¿CÓMO GANAR EL JUBILEO?

Sobre todo con un acto de aversión al pecado. Si yo vengo a pedir misericordia tengo que tener la disposición de apartarme del mal. El jubileo es un tiempo de conversión.

Junto con esto tenemos que cumplir aquellas prácticas que se nos han señalado como condiciones. En este caso:

  • Confesarse y comulgar.
  • Rezar el Credo.
  • Rezar por las intenciones del Papa (un Padre Nuestro y un Ave María).
  • También pueden ganar la indulgencia plenaria los enfermos, las personas ancianas que no pueden salir de casa por causa grave, arrepintiéndose de sus pecados y teniendo intención de cumplir, tan pronto como les sea posible, las tres condiciones acostumbradas, si es que se unieran espiritualmente a las celebraciones de la Santa Virgen María ofreciendo a Dios sus ruegos, sus dolores o inconvenientes de la vida.

convento catedral

TEMPLOS JUBILARES DE LA DIÓCESIS

El Santuario de la Virgen de la Victoria de Lepanto de Villarejo de Salvanés y la Catedral Magistral de Alcalá de Henares.

OBSERVACIONES

Los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, como signo del deseo de una auténtica y profunda conversión.

¿QUÉ ES UNA PUERTA SANTA?

Es una puerta especial de una catedral, basílica o santuario que normalmente solo se abre los años jubilares, para que los peregrinos, cumpliendo determinadas condiciones, puedan pasar a través de ella y ganar la indulgencia del Jubileo.

La Puerta representa a Cristo. Él mismo dice: “Yo soy la puerta: quien entre por m’ se salvará” (Jn 10,9).

Al entrar por ella, los fieles expresan el deseo de seguir más fielmente al Señor, “de entrar por la puerta estrecha”, haciendo siempre lo que le agrada, as’ como de crecer en unión con Él, obedeciéndole hasta la Cruz y suplicando su perdón.

PREPARA TU PEREGRINACIÓN

Si vas a peregrinar al Santuario de la Virgen de la Victoria escribe antes a:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿QUÉ ES UN AÑO JUBILAR?

Un jubileo es un año de gracia, de misericordia, de indulgencia, que otorga el Papa para celebrar un acontecimiento importante.

¿QUÉ REGALO NOS OTORGA EL JUBILEO?

La remisión de la pena temporal por los pecados. El pecado tiene dos consecuencias:

  • La culpa, que se perdona en la confesión.
  • La pena temporal, que se repara a lo largo de la vida o en el purgatorio.

La pena es la herida del pecado y las malas inclinaciones que se fijan dentro de nosotros (las cicatrices de nuestros pecados). Esas hay que sanarlas con el ejercicio de la vida cristiana. Para reparar esa pena temporal que llevan aparejados nuestros pecados contamos además con el tesoro espiritual de los méritos de Jesucristo y, con Él, de la Virgen y de todos los santos. Cuando la Iglesia, con el poder de las llaves de san Pedro, nos concede una indulgencia plenaria nos brinda la oportunidad de sanar las heridas que nuestros pecados han dejado en nosotros.

450 ANIVERSARIO de la Virgen de la Victoria de Lepanto

La Penitenciaría Apostólica, en nombre del Santo Padre el Papa Francisco, ha concedido a la diócesis de Alcalá de Henares la gracia de un Año Jubilar Mariano, con el don de la Indulgencia plenaria, con motivo del 450 aniversario de la Virgen de la Victoria de Lepanto venerada en Villarejo de Salvanés. El decreto está firmado en Roma el 7 de octubre de 2020 por el cardenal Mauro Piacenza, Penitenciario Mayor.

Cuando en 1571 el Papa San Pío V organizó la Liga Santa frente a los otomanos, encargó a Juan de Austria que dirigiera la Armada española y a cuantos colaboraron en la contienda. Por su parte Felipe II propuso a Luis de Requesens, Comendador Mayor de Castilla de la Orden de Santiago, como Vicealmirante y hombre de confianza de Juan de Austria que contaba con la edad de veinticuatro años.

Luis de Requesens, nacido en Barcelona, tenía su sede como Comendador Mayor en Villarejo de Salvanés y había sido embajador de España ante la Santa Sede en Roma. Concluida la batalla de Lepanto era tanta la gratitud a la Santísima Virgen María, que él llevaba en la proa de su propio barco, que suplicó al Papa San Pío V la concesión de erigir un convento en Villarejo de Salvanés y entronizar allí una imagen de la Virgen que, según la tradición le regaló el mismo Papa.

El convento se confió a los franciscanos y la imagen de la Virgen llevó el nombre de Nuestra Señora la Virgen de la Victoria de Lepanto. Desde entonces fue creciendo en Villarejo de Salvanés, y en otros pueblos de la diócesis de Alcalá de Henares, la devoción a la Virgen de la Victoria y se propagó el rezo del Santo Rosario y las Cofradías que tenían como objetivo su difusión. Como dijo el ingenio de las letras Miguel de Cervantes, nacido en Alcalá de Henares, la batalla de Lepanto fue «la más alta ocasión que vieron los siglos».

Hoy nuestro combate para la nueva evangelización tiene características muy diferentes. Pero del mismo modo que en aquella ocasión se invocó a María para salir vencedores en la batalla, nosotros queremos promover en toda la diócesis, y para cuantos nos visiten, un gran movimiento orante sirviéndonos del rezo del Santo Rosario. Esta es la mejor estrategia para ganar el corazón de quienes, con humildad, invoquen a María para alcanzar la salvación que solo su Hijo Jesucristo nos puede lograr.

Image
Image
Más artículos de:
© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search